Una manera fácil de disfrutar de un fin de semana. Coger un bus y acercarte al maravilloso Wroclaw. Eso sí, que las tonterías, no falten.